“SI VOLVIERA A NACER ME LLAMARÍA MIGUEL CALERO, SERÍA PORTERO Y DEFENDERÍA A HUEVO LOS COLORES DEL PACHUCA”

Especiales

Aún cae una lágrima con su recuerdo en muchos aficionados de Pachuca.

Desde su fallecimiento, el 4 de Diciembre de 2012 su nombre resuena con fuerza en cada seguidor de los Tuzos que guarda con especial cariño el recuerdo del arquero que defendió la camiseta blanquiazul por once años.

Fue el martes 4 de diciembre de 2012 cuando el futbol mundial sufrió la partida de Cóndor, arquero que colombiano que dejó huella en cada uno de los equipos que defendió a lo largo de su carrera y que se ganó a pulso un lugar en la historia del balompié.

Una embolia cerebral lo tuvo nueve días en el hospital hasta el fatal desenlace, el cual provocó muestras de apoyo de todas partes del planeta, y que sin duda tuvo su mayor impacto en la Bella Airosa.

Miles de aficionados llegaron ese mismo martes por la noche al auditorio Gota de Plata para despedir al cancerbero.

Y lo mismo hicieron al día siguiente en el estadio Hidalgo, donde se le realizó una misa y un homenaje.

Ahí atravesó por última vez ese arco en el que se hizo ídolo y leyenda de los Tuzos, ese arco que en cada partido veía el vuelo espectacular del Cóndor, desde el que hacía vibrar miles de corazones en las tribunas y en el que siempre lo caracterizó su gorra o paliacate y una gran sonrisa, además del liderazgo que ejercía en la escuadra.

Su partida ocurrió cuando estaba a punto de arrancar una aventura en el cuerpo técnico del cuadro minero junto a uno de sus más entrañables compañeros, también figura tuza: Gabriel Caballero, y cuando emprendía el sueño de formar porteros en la cantera hidalguense.

395 partidos fue los que estuvo en la portería de Pachuca, en los que hizo innumerables atajadas que dejaron marcada la historia de la institución, como también lo hizo en su natal Colombia con los clubes Sporting (1987-1992), Deportivo Cali (1992-1997) y Atlético Nacional (1998-2000), además de la selección cafetalera.

Así, el hueco que dejó la partida de Miguel Ángel Calero Rodríguez continúa ahí, en el corazón de una institución y de sus seguidores, que siempre recuerdan a ese héroes que hizo inolvidable uno de los gritos que más ha retumbado en las tribunas del estadio Hidalgo: “Venga Calero”.

El 4 de Diciembre de 2013 se develo en el Estadio Hidalgo una estatua en Honor al Cóndor.

El pasado 12 de Noviembre de 2019 Miguel Calero paso a ser parte del recinto de los inmortales al ser inducido al Salón de la Fama.

PODCAST

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.